miércoles, 7 de noviembre de 2012

ÉL, ELLA Y LA OTRA

No tiene dueño la historia; es fruto de la pura fantasía; aunque si alguien se da por aludido-a, se la regalo.



05-11-2012

ÉL, ELLA Y LA OTRA

Me he enterado y no hace poco, de un hecho que no me cuadra,
Pero hubo muchos testigos que presenciaron la hazaña
Y todos cuentan que es cierto; la historia no hay que dudarla.
Por más que parezca extraño que una persona tan parca,
Esté engañando a una tonta que no se da de engañada.

El adúltero pasea, lleva del brazo a la esposa, que con su cara de sosa
Se contonea pazguata desafiando lenguaraces corrillos de vecindonas
Que son tan buenas personas que callan lo que él la hace
Pues le ven besar a otra.

Es la madre de sus hijos y engaña cruel cual gusano
Va de su brazo orgullosa hacia el bar donde a la otra
Cual villano y con descaro abraza con gentileza y besuquea en la boca.

¿Ella lo sabe? O es tan corta que a más de hacerse la tonta
pasea con él la calle, le toma el brazo, sonríe y lo mira enamorada
mientras cobarde y bobobote nunca la mira a la cara.
Quizás se siente culpable, o es su hombría de machote
La que muestra y luego calla.

La esposa en privado gime, tal vez en silencio llora
Porque siendo la señora otra bebe de su aljibe
Y se siente, siendo su mujer, la otra.