sábado, 12 de noviembre de 2011

HIEDRA


12-11-2011

HIEDRA

Estar cerca de animales no me produce contento
pero tengo sentimientos y entiendo a quien los adopta
y aunque sean irracionales los quieren más que a personas,
porque reciben a cambio de una caricia o un hueso
compañía que no encuentran más que en su querido perro.

De humano a humano se da, envidia y rencor malsano
y un animal si le quieres, nunca te pierde el respeto
y jamás cuenta un secreto, que le contara su amo.

Te echaré de menos Hiedra, aunque nunca te di un beso
ni en mis brazos te tomé,
no pude vencer mis miedos y jamás te acaricié,
pero he sentido ternura al mirar tus ojos ciegos,
tu cara de perro viejo sabio, prudente, callado
que he sentido tu partida, como lo ha sentido tu amo.

2 comentarios:

María dijo...

¡Qué pena dan los animales cuando se van!
Hay que recordar los buenos ratos que nos han hecho pasar.

Besos

Marisa Pérez Muñoz dijo...

Era la perrina de mis vecinos y aunque me daba miedo (lo reconozco abiertísimamente, con lo pequeñita e indefensa que era) me ha dado mucha pena que muriera la pobre.

Besazos