lunes, 6 de diciembre de 2010

EL HADA ENCANTADA


5-3-2004

 Nadie en el bosque sabía
Por qué estaba triste el hada
Y todo el mundo decía;
¿Será que está enamorada?

Pero el hada en su burbuja
Sufría con desconsuelo
El hechizo de una bruja
Envidiosa, fea y sin pelo.

Tenía la nariz muy larga
Con verrugas igual que guisantes
Las uñas como las garras
Y unos dientes repugnantes.

Los gnomos y los elfos pretendían
Que la bruja la librara del hechizo
Y encontraron en la cueva en que vivía
A la bruja preparando un bebedizo.

Al mirarles llegar saltó enfadada
Tropezando cayó sobre el caldero
En la lumbre se sentó; quedó atascada
La vieja se quemó todo el trasero.

Ayuda les pidió; mas no la obtuvo
Hasta que prometió librar al hada
la bruja con maldad quiso y no pudo
Empañar la belleza de su alma.

La bruja en su cueva y sin sentarse
Permaneció largos meses enfadada
Pues no logró su hechizo y malas artes
Robar el corazón y hermosura del hada.

La fealdad de una bruja jamás empañará la belleza de un hada.

2 comentarios:

María dijo...

La pobre bruja, además de ser vieja y fea, con el culo quemado y sin calefacción ni aire acondicionado...

¡Eres una buena literata Marisa!
Voy a copiar la poesía por si tengo algún crío cerca y se la cuento.

Muchos besos guapa.

Marisa Pérez Muñoz dijo...

¡¡No se puede ser bruja en esta vida!!

Te regalo el cuento para cuando tengas un crio cerca jeje.

Besazos wapa